Spinning y embarazo: ESTO es lo que debes saber

¿Puede una embarazada practicar deporte? En Bicicleta Spinning decimos SÍ. Ahora bien. ¿Es posible practicar spinning durante el embarazo?

Durante los meses de gestación, es habitual preocuparse ya no solo por el bienestar de la madre, sino también por el de esa vida que está cobrando forma en su interior. Por lo general, se desaconsejan actividades intensas y que puedan derivar en daños para los dos.

¿Es el spinning una actividad prohibida durante el embarazo?

Pues claro que hay posibilidades para hacer spinning en el embarazo.

Hay que extremar el cuidado y la precaución, pero, como se suele decir, no hay nada imposible en esta vida. Si quieres hacerlo bien sin perjudicar a tu salud o a la de tu bebé, sigue leyendo.

¿Puedo hacer spinning durante el embarazo?

hacer spinning durante el embarazo

La primera respuesta suele ser un no, pero, en realidad, sí que puedes hacer spinning durante el embarazo. Y sí, sin ponerte en riesgo ni a ti ni a tu futuro retoño.

Lo importante para que no haya ningún problema es evitar los picos de tensión y exigencia de las rutinas habituales de spinning. Cualquier cambio brusco de ritmo o parte de un entrenamiento que dispare tus pulsaciones es un peligro. Es justo lo que tienes que evitar.

Muchas personas insisten en que es mejor buscar otras alternativas más suaves, como por ejemplo el yoga, la natación, caminar o pilates. De hecho, en las últimas semanas del embarazo sí que es totalmente desaconsejable hacer spinning, por muy adaptada que esté la rutina.

La última voz, por supuesto, la deben tener los especialistas médicos que hagan un seguimiento de tu embarazo. No olvides que cada persona es un mundo, y lo mismo se puede decir de su periodo de gestación.

Acude primero a tus profesionales de confianza y, después, plantéate si puedes o no seguir alguna rutina suave de spinning para embarazadas en base a lo que te digan. Aunque, generalmente, sí que podrás hacer spinning durante el primer trimestre de embarazo.

Después de eso, ya ándate con mucho más cuidado. Te daremos consejos más concretos más adelante.

¿Es mejor bicicleta elíptica o spinning durante el embarazo?

Aquí sí vamos a ser rotundos: la bicicleta elíptica es mejor que el spinning durante el embarazo.

Lo es porque entrenar con ella no exige cambios de ritmo, ni tampoco de postura. Su dureza no es tan variable, en algunos casos ni siquiera ofrece diferentes niveles de resistencia, y eso viene genial para una mujer embarazada.

➤ En este punto hay que decir que es difícil decir si es mejor spinning o bicicleta elíptica porque entran muchos factores en juego. Para ampliar información te recomendamos leer nuestro artículo: Elíptica o spinning: ¿cuál es mejor?

De hecho, podemos aventurarnos a decirte que, durante la segunda mitad del embarazo, aunque pudieras usarla, estarías desaprovechando tu bicicleta de spinning. Es mejor la elíptica por la suavidad de su entrenamiento.

Eso sí, si vas a pedalear en bici elíptica, atento/a:

No te conformes con cualquiera, necesitas una bicicleta elíptica que sea robusta y estable, en la que te puedas colocar bien, siempre y cuando esté bien ajustada. Ah, y sobre todo, que esté en un sitio bien ventilado para que no tengas problemas de temperatura.

Las bicicletas elípticas más vendidas en 2021 en Amazon son estas:

Consejos para hacer deporte en el embarazo

hacer deporte embarazada

Para evitar que el deporte traiga problemas al bebé, o a la propia embarazada, es conveniente seguir ciertos consejos. En realidad, todo gira en torno al tiempo, la intensidad del ejercicio y la hidratación, pero conviene concretar los detalles.

¿Estás embarazada y quieres practicar spinning o cualquier otro deporte? Pues sigue esto como si fueran tus mandamientos del ejercicio:

1. La hidratación: que sea constante

Debes llevar siempre contigo agua o alguna bebida isotónica mientras te ejercitas. Por lo general, hay que hidratarse mucho al ejercitarse. ¡Pues más hay que hacerlo cuando tienes otra vida dentro!

2. Controla muy bien tu frecuencia cardíaca

Aunque es aconsejable contar con un monitor cardíaco, algo que suele estar integrado en los ciclos de spinning más modernos, puedes darte cuenta por ti misma. En caso de elevarse mucho las pulsaciones, para, puedes poneros en riesgo a los dos. Nunca puedes pasar las 140 por minuto.

3. Que no falte el sujetador deportivo

La movilidad excesiva del pecho puede causar desde irritación hasta dolor, sobre todo en ejercicios más movidos. Los sujetadores deportivos están precisamente para evitar eso, te pueden ayudar muchísimo.

4. Cuarenta y cinco, la cifra mágica

No lleves a cabo sesiones de más de 45 minutos de duración. Ese es el límite aconsejable para evitar un exceso de desgaste físico o que las pulsaciones se eleven más de la cuenta.

5. Nunca fuerces la espalda

Lo último que necesitas es tener dolores de espalda, por si no se resiente ya suficiente cuando la barriga empieza a crecer más. Intenta realizar ejercicio de la forma más erguida posible y no sobrecargarte demasiado.

6. Evita el calor excesivo por todos los medios

Las altas temperaturas no son buenas ni para la embarazada ni para el futuro bebé, y menos cuando se está haciendo ejercicio, porque la temperatura corporal aumenta más. Busca siempre un lugar bien ventilado y con una buena temperatura ambiente.

Para más información, te recomendamos leer:

Cómo hacer spinning correctamente

¿Se puede hacer spinning a diario?

Contraindicaciones del spinning en embarazadas

El problema del spinning, siempre y cuando no se practique de forma adecuada durante el embarazo, radica en su alta intensidad. Como se suele regir por la música y las indicaciones del monitor, es habitual que tenga momentos de gran exigencia y muchos cambios de ritmo.

Debido a esto, una mujer embarazada que haga spinning es más propensa a sufrir desmayos, sufrir lesiones como esguinces, padecer dolores articulares o de espalda, tener bajadas de tensión y, en el peor de los casos, un parto prematuro.

Debemos insistir, esto solo sucede en el caso de no practicar spinning correctamente (moderando la intensidad y realizando un entrenamiento bien adaptado al embarazo).

Otras contraindicaciones para embarazadas pueden ser un crecimiento intrauterino retardado o un menor peso del bebé por la falta de nutrientes. En casos ya muy graves, sobre todo si las pulsaciones superan las 140 por minuto durante mucho tiempo, el bebé puede incluso sufrir falta de oxígeno.

Sea como fuere, estas contraindicaciones llevan a evitar el spinning en la medida de lo posible o, al menos, acudir a clases spinning para embarazadas. Las hay, y es muy importante recurrir a ellas si no quieres renunciar al spinning durante el embarazo.

Las consecuencias de no hacerlo, como has podido ver, no son nada recomendables.

Y hasta aquí todo lo que consideramos que tienes que saber sobre el mix deporte y embarazo. Y, más concretamente, spinning y embarazo. Ahora te preguntamos a ti: ¿cuándo vas a subirte a la bici?

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *